escudo
escudo colombia
Unidad de Medios de Comunicación - Unimedios
UN Periódico
inicio
sedes
correo
pd
Sesquicentenario
Universidad Nacional, patrimonio de todos los colombianos

Comparto con todos los lectores de UN Periódico el sentimiento de alegría que me embarga por tener la fortuna de estar al frente de la Universidad Nacional de Colombia para celebrar los 150 años de vida de esta institución que nos ha brindado a tantos colombianos una formación privilegiada, la mayoría de los cuales no hubiésemos podido ser profesionales de no haber obtenido un cupo en ella.

Conmemorar este importante aniversario representa para todos sus estudiantes, profesores, egresados, empleados, padres de familia y amigos, celebrar un cumpleaños en el seno de una numerosa familia que se llena de alegría y que con respeto y cariño expresa gratitud y respaldo a su alma mater.
Sesquicentenario
Rectores UN: 1868-2018

Este es un homenaje público a aquellos intelectuales que han aceptado el reto de dirigir la Institución soportando las tensiones e intentando superar las dificultades surgidas en la construcción de una sociedad moderna y en paz. Durante este tiempo, algunos de ellos fueron encargados provisionalmente de la Rectoría, y entre 1880 y 1935, bajo la Hegemonía Conservadora, las funciones de rector las asumieron los ministros de Instrucción Pública de cada gobierno. Hasta hoy, 43 rectores en propiedad han guiado el destino de la Universidad Nacional de Colombia.

Sesquicentenario
Universidad de la Nación y para la Nación colombiana

La Universidad Nacional de Colombia (UN) debe seguir abierta a la formación de todos los sectores, en especial de aquellos con menores oportunidades de acceso a la educación superior; debe mantener su esfuerzo por consolidarse como un espacio intensivo en investigación y contribuir a procesos de innovación que se traduzcan tanto en mayor bienestar para los colombianos como en desarrollo para el país.

La UN cumple 150 años de permanencia en la vida académica, social y política del país; durante este tiempo no ha sido ajena a los devenires de la sociedad colombiana ni a los de las dinámicas mundiales. Como señalé en un artículo de 2012 (con ocasión de las reformas previstas por el Ministerio de Educación en 2011, que suscitaron la movilización del estudiantado en el país), las universidades responden a las dinámicas y relaciones sociales sobre las cuales se han instituido, en medio de las tensiones y los conflictos políticos y sociales que han caracterizado su trasegar a lo largo de la historia nacional. Este Sesquicentenario señala entonces no solo la capacidad de sobrevivir sino de incidir positivamente sobre el destino de nuestro país.
Sesquicentenario
Hito de la Modernidad

La fortaleza institucional que ha apuntalado desde 1867 le ha permitido a la Universidad Nacional de Colombia consolidarse como un símbolo de la Modernidad en el país.

A partir de 1819, la aparición de una sociedad civil como nexo entre el Estado y la comunidad fue el fenómeno resultante del proyecto de un pequeño grupo de pensadores y estadistas que estaban impulsando el proyecto republicano y actuaban como los dirigentes. Eran personajes de pensamiento moderno y manifestaban el propósito de ser contemporáneos a la sociedad que se estaba desarrollando en Europa y los Estados Unidos. Resultado de este esfuerzo, empezó a surgir un “público crítico” que empujó la disolución de la herencia colonial. El intercambio de ideas, la creación de vínculos culturales y la invención de ceremonias civiles se constituyeron en nuevos acontecimientos sociales que prepararon al país para el flujo de capitales y la integración a los mercados mundiales.
Sesquicentenario
Aportes a la construcción de paz en Colombia

En este breve recorrido se muestran algunos de los aportes más relevantes realizados por la Universidad Nacional de Colombia (UN) desde los años sesenta del siglo XX y hasta la segunda década del siglo XXI, entre ellos la contribución al Acuerdo Final de Paz entre el Gobierno y las Farc, a través de su Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz.

Como principal centro de formación universitaria, la UN ha estado lista para aportar soluciones a los grandes problemas del país, como por ejemplo a la superación de la violencia que ha acompañado de manera tan persistente nuestra evolución histórica.
Sesquicentenario
A la vanguardia del conocimiento

Compuesto contra la leishmaniasis La adecuación de antimoniato de meglumina –ingrediente farmacéutico activo con el que se trata la enfermedad– se formuló en una película polimérica a base de quitosán (presente en las paredes celulares de insectos, crustáceos y hongos), que al aplicarse en la úlcera infectada disminuye los efectos adversos del medicamento, elimina el parásito y favorece la cicatrización del área afectada.


Sesquicentenario
La cultura: un poderoso dispositivo de mediación

Desde su fundación y hasta el presente, la Universidad Nacional de Colombia (UN) ha actuado como un poderoso dispositivo científico-técnico y cultural que media entre el proyecto inconcluso del Estado nacional y una sociedad dividida por múltiples factores pero que pugna por ser viable.

A lo largo del siglo XIX y durante las primeras décadas del XX, cuando tomaron forma las disciplinas que hoy se agrupan con el nombre de Ciencias Sociales y Humanas, estas se perfilaron como tales apoyándose en las nociones de Sociedad, Estado-nación y Civilización.
Sesquicentenario
La voluntad de construir una institución de excelencia

La Universidad Nacional de Colombia (UN) ha experimentado reformas suscitadas gracias a una amplia gama de motivaciones que han coincidido en un lineamiento general: buscar que la Universidad responda de manera adecuada a las necesidades de la sociedad colombiana, en especial a las de sus estudiantes, provenientes de todas las regiones del país.

La fundación de la UN se constituyó en un esfuerzo reformador de gran alcance para la educación del país. Después del vacío en el que había caído la Nación en la década de 1850 con la decisión extrema de los liberales en el Gobierno de eliminar los títulos para ejercer profesiones, la creación de la Universidad en 1867 se convirtió en un esfuerzo por poner las cosas en orden y, de paso, fortalecer la incipiente educación superior existente. Tristemente las guerras civiles de finales del siglo XIX y la línea conservadora –inaugurada con los gobiernos de la Regeneración– interrumpieron por cerca de cinco décadas el desarrollo de este proyecto educativo.
Sesquicentenario
Siempre cerca de los problemas del país

Además de contribuir al análisis de la violencia, su recurrencia, sus variables, sus protagonistas y sus víctimas, las ciencias sociales han permitido comprender tanto la diversidad étnica y regional de los países como su cartografía y su dimensión de la pobreza o de las desigualdades sociales. La Universidad Nacional de Colombia (UN) ha jugado un papel trascendental en la construcción de ese conocimiento de la sociedad colombiana.

Desde la fundación de la UN las ciencias sociales han estado presentes en su trayectoria, a pesar de algunos altibajos. El hecho de que su primer rector, Manuel Ancízar, hubiese sido secretario de la Comisión Corográfica, y además etnógrafo y geógrafo por vocación, resulta significativo. Precisamente que la Institución se definiera como “un templo laico de saber” indicaba esa tendencia.
Sesquicentenario
Museos y colecciones, memoria y soporte del desarrollo del país

Saber, ocio y memoria forman parte del patrimonio que custodia la Universidad Nacional. Los museos y colecciones científicas que reposan en todo el territorio nacional son el resultado de siglo y medio de historia. Durante este tiempo la ciencia, representada en disciplinas como la biología, medicina, arquitectura, astronomía, arqueología y arte entre otras, ha contribuído al desarrollo del país y ha acrecentado un legado patrimonial de gran importancia para la memoria histórica y actual de la sociedad colombiana


Sesquicentenario
“No basta con la excelencia, también se debe ser nacional”

Después de muchos años de haber creado y robustecido sus sedes andinas, la Universidad Nacional de Colombia (UN) logró establecerse en las fronteras del país con cuatro sedes ubicadas estratégicamente en Leticia, Arauca, San Andrés y Tumaco. El exrector Guillermo Páramo Rocha, gestor de esta iniciativa, se refiere a esta importante ampliación de la presencia institucional. Entre tanto, la Sede de La Paz se abre paso en Valledupar.

De su paso por la Rectoría de la UN entre 1994 y 1997, uno de los mayores orgullos que ostenta el profesor Guillermo Páramo Rocha es el de haber logrado –contra viento y marea– la aprobación por parte del Gobierno de cuatro sedes de frontera para la Institución, que hoy se suman a las ya históricas sedes andinas de Bogotá, Medellín, Palmira y Manizales.
Sesquicentenario
La cultura de la ciencia en la UN

La creación, a mediados del siglo xx, de la Facultad de Ciencias fue un acontecimiento decisivo en la apuesta de la Universidad Nacional de Colombia (UN) por formar la comunidad científica que asiste desde entonces al encuentro definitivo con la voluntad de saber. Esto le ha permitido para liderar durante varios años la investigación que se realiza en el país.

Una conciencia común de que nos hemos asociado para aprender atraviesa la UN, tan diversa étnica y culturalmente como la misma nación colombiana. Nos hemos dado cita para enseñarnos mutuamente, para intercambiar saberes antiguos y nuevos, y para producir conocimiento.
Sesquicentenario
Peama transforma vida de jóvenes en zonas apartadas

Hasta hace una década, para los bachilleres que habitan en las fronteras colombianas acceder a la educación superior era una utopía. Hoy, la perspectiva de vida de 1.740 jóvenes de esas regiones ha cambiado gracias al Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (Peama) de la Universidad Nacional de Colombia (UN).

A partir del primer semestre de 2008 el Peama empezó a recibir bachilleres en tres de las sedes de presencia nacional de la UN, primero en la Orinoquia (Arauca) y luego en el Caribe (San Andrés Isla) y en la Amazonia (Leticia); en el primer semestre de 2015 las puertas de la educación superior pública de calidad se abrieron para los jóvenes de Tumaco (Nariño). La misión, tan necesaria como compleja, es facilitar el ingreso a la universidad de los jóvenes que viven en regiones geográficamente distantes de los principales centros urbanos.
Sesquicentenario
Los campus de la UN

En la creación y el desarrollo de las sedes de la Universidad Nacional de Colombia (UN) se ha impuesto un sello de modernidad en el que prima el verde. El espacio libre es predominante y la cualidad de ciudad-parque una constante en la infraestructura, lo que la convierte en punto de referencia en su relación con las ciudades.

Mientras la Sede Bogotá surgió en 1867, las de Medellín, Palmira y Manizales lo hicieron en la primera mitad del siglo XX para apoyar cambios en la estructura productiva, minera y agraria mediante la formación profesional y la asistencia técnica. Las otras cuatro sedes –Amazonia, Orinoquia, Caribe y Tumaco– son el resultado de una estrategia precisa, aprobada a finales de los años noventa por la Universidad del Estado, para consolidar la presencia nacional en áreas de frontera por medio de la palanca fundamental de la educación superior y la investigación.

Número Actual

Ediciones Anteriores.






Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 No 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
PBX: 3165000 ext. 18108 
unperiodico_bog@unal.edu.co
Aviso Legal