escudo
escudo colombia
Unidad de Medios de Comunicación - Unimedios
UN Periódico
inicio
sedes
correo
pd
Artes & Culturas
Estrella del sur de Gabriel González premio del público en el Festival de Huelva (España). fotos: Proimagenes Colombia

Estrella del sur de Gabriel González premio del público en el Festival de Huelva (España). fotos: Proimagenes Colombia

Luces, cámara… ¡academia!

Feb. 13 de 2016

Por: María Luzdary Ayala V., Unimedios Bogotá

La Escuela de Cine y Televisión de la Universidad Nacional de Colombia (UN ha formado muchos talentos jóvenes, en sus 28 años de vida. Los reconocimientos por ellos alcanzados, demuestran la repercusión que ha tenido en el desarrollo de la industria del cine colombiano, hoy con los reflectores encendidos, a raíz de la nominación al premio Óscar de la película de Cristina Gallego y Ciro Guerra, quienes realizaron estudios de cine en la Universidad.

“Empezamos sin una aguja. Era como dar clase de piano, sin pianos”.

Así retrata el profesor Carlos Barriga el inicio de la Escuela de Cine y Televisión, en 1988, por iniciativa de la entonces Compañía de Fomento Cinematográfico (Focine).

El equipo docente que formó las primeras promociones de cineastas de la un llegó con la experiencia adquirida en escuelas mexicanas, francesas, soviéticas, inglesas y norteamericanas. “Tratamos de ensamblar lo mejor de esas vivencias, pero con un currículo a la colombiana”, comenta el profesor Barriga, cofundador y uno de los primeros maestros de esta carrera.

Sin mayores recursos, el programa de Cine y Televisión siguió rodando su plan de estudios y de prácticas, muchas de ellas dentro del campus, donde se volvió común ver grupos de jóvenes tomando fotos, filmando y construyendo historias.

“Recuerdo que el primer día tuvimos clase con Carlos Álvarez y de inmediato peleé con él: yo, recién salido del Liceo francés, y él, cuestionando mis valores hamburgueses sin ningún remordimiento. No fue fácil. Sin embargo, nunca me imaginé que él iba a ser mi principal influencia y la razón por la que me volví un videoartista”, comenta Santiago Echeverry, estudiante de la primera promoción y hoy docente en Estados Unidos.

Ya embarcados en esta aventura académica, la esperanza de los profesores era que Focine apoyara la naciente Escuela, pero esta entidad fue liquidada justo cuando la Escuela trataba de consolidarse. De ahí que en medio de afugias económicas, los formadores pioneros tuvieron que echar mano de la imaginación para incentivar el talento de sus primeras promociones.

“Ideamos metodologías para que el estudiante encontrara sus claves personales de creación, que construyera un universo genuino de imágenes y sonidos, con un espíritu crítico y una capacidad de reconocimiento en Colombia, pero con una dimensión universal”, apunta el profesor Barriga, quien deja escapar otra reflexión: “…bueno, también enseñamos cómo hacer las cosas con las uñas”.

El Estado retoma el propósito de contribuir a la industria cinematográfica en Colombia y en 1997 le da vida a Proimágenes, entidad que administra el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC).

A través de este Fondo, son muchos los estudiantes, egresados y profesores que han obtenido recursos para sus proyectos (documentales, cortos y largometrajes), y han sido premiados.

Por eso, la directora de Proimágenes, Claudia Triana, no dudó en afirmar que con producciones exitosas como El abrazo de la serpiente “se empiezan a ver los frutos de la Escuela de Cine y Televisión de la un”.

Escuela productora

En el marco de su estrategia pedagógica, uno de los mayores aciertos de la Escuela ha sido la formación de productores, puesto que desempeñan un papel fundamental en la industria cinematográfica, comenta la profesora Libia Stella Gómez, guionista y directora de cine.

En ese campo, el profesor Pablo Abril, como director de Extensión de la Facultad de Artes, ha sido uno de los promotores del quehacer cinematográfico en la Institución, al apoyar el proyecto Los viajes del viento, de Ciro Guerra. “La Universidad participó con alrededor de 40 millones de pesos, después de muchas reuniones con las estudiantes Cristina Gallego y Diana Bustamante. Por ese aporte, apareció como sponsor en los créditos de la película. “Fue una experiencia maravillosa, cuando fui a verla me sentí orgulloso de haber aportado un grano de arena a ese proyecto”, comenta el docente, actual director Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual de la Vicerrectoría de Investigación de la UN.

Los viajes del viento fue premiada en el prestigioso Festival de Cannes y se convirtió en otro de los grandes orgullos de la comunidad universitaria. “La Escuela pasa por un excelente momento”, dijo entonces el profesor Alberto Amaya, y hoy lo reitera, pues siente que en ese guión de triunfos la Universidad se mantiene como gran protagonista académica.

En su calidad de productor, recuerda que tres de sus películas, cada una con un costo aproximado de 2.000 millones de pesos, fueron apoyadas por Proimágenes y premiadas en el escenario internacional. Estas son La primera Noche, La pasión de Gabriel y, una que acaba de finalizar como productor, Dos mujeres y una vaca, realizada por Efraín Bahamón, también profesor de la un.

En todas estas producciones, al igual que en El abrazo de la serpiente, han participado estudiantes de la un, a través del Semillero de Investigación, un laboratorio privilegiado para sus prácticas.

En la alfombra de los galardones

Además de los trabajos de Ciro Guerra y Cristina Gallego, hay una larga lista de reconocimientos nacionales y extranjeros. Sobresalen David Aristizábal, quien en 2013 recibió el Óscar estudiantil, categoría Oro, que otorga la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos; Rubén Mendoza (La sociedad del semáforo, Tierra en la lengua, Memorias del Calavero); Gabriel González, con Estrella del Sur, recibió el premio del público en el Festival de Huelva (España); y Libia Stella Gómez, premio al mejor guión con El Baúl Rosado en 1998 y más recientemente con Ella, galardonada como mejor directora en el 21 Kolkata International Film Festival en la India.

Cabe destacar que desde 2014 la Escuela está afiliada a la Asociación Internacional de Escuelas de Cines y Televisión (Cilect), esto permite visibilizar el quehacer académico en un escenario global, más que internacional, asegura el profesor Juan Guillermo Buenaventura.

Por otra parte, varios egresados trabajan en la Dirección de Cinematografía, Proimágenes Colombia y la Cinemateca Distrital, según lo confirma la directora de Cinematografía del Ministerio de Cultura, Adelfa Martínez, quien también reconoce el aporte de la Escuela. “La universidad pública, representada en la Escuela de Cine y Televisión de la un y la carrera de Comunicación Social de la Universidad del Valle, han hecho una importante contribución a la cinematografía nacional”.

En esa tarea, la Escuela ha avanzado en la creación de programas de posgrado y se ha vuelto impostergable su pregrado itinerante, para formar una generación de líderes sociales y culturales de las sedes de Leticia, Arauca, San Andrés y Tumaco. Estas personas deberán encontrar en el cine la mejor posibilidad de expresión para narrar el acervo social y cultural de sus regiones y la idea de frontera de la nación colombiana, explica el profesor Barriga.

Javier Olarte, director actual de la Escuela, afirma que el gran mérito de esta academia, que hoy celebra los éxitos alcanzados, radica “en la recursividad, en el olfato para entender las realidades del país y en la búsqueda incesante de los caminos del arte y la mezcla de culturas”.



Edición:

Comentarios

No hay comentarios

Número Actual

Ediciones Anteriores.






Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 No 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
PBX: 3165000 ext. 18108 
agenciadenoticias@unal.edu.co
Aviso Legal