escudo
escudo colombia
Unidad de Medios de Comunicación - Unimedios
UN Periódico
inicio
sedes
correo
pd
Apropiación del Patrimonio
La que fuera la fachada posterior hoy en día es la entrada principal del edificio de Bellas Artes. Foto: Pilar Suescún Monroy.

La que fuera la fachada posterior hoy en día es la entrada principal del edificio de Bellas Artes. Foto: Pilar Suescún Monroy.

Pasillo que lleva al vestíbulo.

Pasillo que lleva al vestíbulo.

Actuales talleres de pintura.

Actuales talleres de pintura.

Fachada que da a la zona central del campus de la UN en Bogotá. Foto: Andrés Felipe Castaño

Fachada que da a la zona central del campus de la UN en Bogotá. Foto: Andrés Felipe Castaño

Sede de Bellas Artes: un edificio predestinado

May. 10 de 2014

Por: Jorge Enrique Caballero Leguizamón, arquitecto Universidad Nacional de Colombia

El germen que dejó la Expedición Botánica, con el grupo de pintores formados bajo la égida de José Celestino Mutis, constituye el origen de la Escuela de Bellas Artes que fue, a su vez, fundamento de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá.

Alberto Urdaneta, uno de los pintores más reconocidos del siglo XIX, fue el promotor incansable de la institucionalización de los estudios relacionados con el arte en esa época. La cátedra de Dibujo, a cargo de él mismo, estuvo inscrita en la Escuela de Literatura y Filosofía de la recién creada Universidad de los Estados Unidos de Colombia. Manuel Ancízar, su primer rector, creía firmemente que los fundamentos del dibujo eran la única manera de aproximarse a la técnica y tecnología modernas.


En 1879, recién llegado de Europa y acompañado por el grabador Antonio Rodríguez, Urdaneta emprendió la tarea de instaurar una publicación que se llamó Papel Periódico Ilustrado. Hacia 1881 fundaron una escuela para preparar a los futuros dibujantes y grabadores de este medio escrito y en 1884 decidieron unirse con la Escuela de Música, dirigida por Jorge W. Price, para presentar al Gobierno la propuesta de una Escuela Nacional de Bellas Artes.

Con Urdaneta como director, la escuela fue inscrita dentro de la Universidad Nacional de Colombia, mediante el Decreto 85 del 21 de octubre de 1884, y como materias se establecieron Arquitectura (dictada por el profesor Mariano Santamaría), Pintura y Dibujo, Escultura y Ornamentación, Grabado en Madera y Música.

La formación y la práctica arquitectónica durante el siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX estuvieron en manos de arquitectos extranjeros como Tomas Reed (1848) y Pietro Cantini (1881), quienes fueron contratados por el Gobierno para elaborar los planos y adelantar las obras del Capitolio Nacional, pero con el encargo adicional de impartir cursos teórico-prácticos sobre arquitectura y albañilería

Repaso histórico

En las primeras tres décadas del siglo XX se sumaron otros reconocidos arquitectos extranjeros, pero los verdaderos protagonistas fueron los ingenieros, junto con los maestros constructores y algunos profesionales colombianos formados en el exterior.

En la UN, los estudios especiales de arquitectura se iniciaron con la creación de un departamento dentro de la Facultad de Ingeniería en 1929, intento fallido por causas presupuestales. La idea fue retomada en 1934 cuando se crearon las cátedras de Dibujo y Composición Arquitectónica. Ese año, el Consejo Directivo, mediante el acuerdo número dos, creó un pénsum de seis años para esa especialidad y a partir de 1935, impulsó esta área académica con nuevas cátedras, entre las que se estableció la de Artes Decorativas como anexa a la especialización en Arquitectura.

En 1936 se dispuso la Reforma Orgánica de la Universidad, momento que fue aprovechado por un grupo de estudiantes de primer semestre de ingeniería para solicitar la creación de la Facultad de Arquitectura, propuesta que el rector acogió. Con el acuerdo número 24 de 1936 se fundó la Escuela de Arquitectura y Bellas Artes, aunque por la cantidad y complejidad de temáticas académicas, la articulación entre las dos áreas no se logró.

Arturo Robledo Ocampo, decano de Arquitectura, y el maestro Manuel Hernández, director de la Escuela de Bellas Artes, lograron en 1965 la fusión de las dos instituciones con el Conservatorio Nacional de Música, dirigido por el maestro Fabio González Zuleta. Así se conformó la nueva Facultad de Artes.

La Escuela de Bellas Artes tuvo su sede hasta 1964 en el claustro de Santa Clara (hoy sede de la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura), momento en el cual se trasladó a su ubicación actual, donde funciona la carrera de Arquitectura desde 1940.

Lugar de encuentro  

El complejo de estructuras concebido para esta área de estudios configuró, junto con el edificio para la Facultad de Derecho, el eje transversal del óvalo que organizaba el campus universitario. La edificación destinada a Arquitectura (hoy a Bellas Artes) se construyó entre 1937 y 1940, según diseño del arquitecto Erich Lange, con adiciones posteriores de Erns Blumenthal y el diseño de los detalles ornamentales de Leopoldo Rother.

El edificio para Arquitectura, organizado en pa bellones, contrastaba con el de Bellas Artes (que nunca se construyó), pues constaba de varios cuerpos volumétricos interconectados por galerías de circulación y articulados de una manera compleja por una gran cantidad de patios. Su implantación se pensó claramente para que su fachada principal mirara hacia la amplia zona central, diseñada como lugar de encuentro para el campus. La fachada posterior sobre el anillo vehicular terminó siendo la más usada, a tal punto, que la principal fue clausurada hace muchísimos años.

La planta consta de un cuerpo longitudinal de grandes dimensiones y dos cuerpos transversales muy pequeños que se proyectan en su cara posterior hacia la zona central. Los accesos sobre el eje central por sus dos frentes llevan a un gran vestíbulo de doble altura, cuyas altas aberturas verticales otorgan una gran luminosidad y escala monumental. Desde este vestíbulo se desprenden sendas escaleras a cada lado que llevan a un balcón-vestíbulo en el segundo nivel desde donde se distribuye, por un corredor lineal, a los dos volúmenes laterales y transversales.

La estructura presenta una clara simetría. La fachada principal alberga un cuerpo central formado por dos volúmenes desplazados que se proyectan sobre el plano general. Los dos volúmenes laterales que rematan en formas cilíndricas, con dos cuerpos diferenciados, siguen el mismo ritmo de desplazamiento.

Además de constituir la cuna de la arquitectura moderna en Colombia y ser la Facultad más importante del país en esta área del conocimiento, tiene la especial condición de haber sido creada bajo la idea de una Facultad que aunaba Artes y Arquitectura, pero cuyo origen y tradición eran esencialmente artísticos.

Luego de pasar sus primeros años ocupado por arquitectos, terminó siendo el edificio que acogió toda la tradición de más de dos siglos del arte
colombiano y de muchos de los más grandes artistas que ha tenido el país, ya sea como maestros o como alumnos.

Entre muchos otros están Ricardo Acevedo Bernal, Ricardo Gómez Campuzano, Sergio Trujillo Magnenat, Ricardo Moros, Ricardo Borrero Álvarez, Roberto Páramo y Francisco Antonio Cano.



Edición:

Comentarios

No hay comentarios

Número Actual

Ediciones Anteriores.






Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 No 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
PBX: 3165000 ext. 18108 
agenciadenoticias@unal.edu.co
Aviso Legal