Imprimir Imprimir
Política & Sociedad

Internet y suicidio, una alianza nefasta

Apr. 22 de 2017

Por: Vanessa Cardona Pérez, Unimedios Bogotá

Combinación mortal de medicamentos, ingesta de tóxicos y ahorcamiento son los métodos de suicidio que más se encuentran en la web y que coinciden con las causas más frecuentes de muerte en el país. Una legislación que promueva el bloqueo de las páginas ayudaría a disminuir la letalidad de esta conducta.

Con una soga atada a su cuello, y colgando de un árbol del área boscosa de la carretera entre Tabio y Subachoque (Cundinamarca), fue hallada en septiembre de 2016 Natalia Ángel Ríos, una joven cuya alegría en fotos y videos familiares nunca les hizo sospechar a sus padres que ella sintiera un dolor tan intenso que la llevara a buscar el descanso en la muerte. Desde su cuenta de Twitter, la universitaria de 17 años compartía no solo su angustia sino también información de blogs y páginas web alusivas al suicidio.

Aunque en Colombia no existe información que establezca la relación entre suicidio e internet, en países como Turquía, Reino Unido y Estados Unidos se han realizado investigaciones que han permitido identificar en el ciberespacio cierta influencia facilitadora o promotora de esta conducta.

Así, investigadores turcos encontraron que las páginas prosuicidio en ese país representan un 40 % de las búsquedas en internet; en Estados Unidos, un estudio del 2006 en cinco motores de búsqueda consideró prosuicidio alrededor de un 11 % de los resultados, y una investigación adelantada en Reino Unido en 2007 arrojó que el 9 % de 48 búsquedas fueron catalogadas como “facilitadoras del suicidio”.

En un estudio, el doctor Hernán Gustavo Cubillos, especialista en Psiquiatría de la Universidad Nacional de Colombia (UN), se aproximó a la caracterización de los métodos suicidas descritos en español a través de internet. En su investigación utilizó alrededor de 20 términos relacionados con el tema, muy próximos a la forma como la gente suele buscar información sobre el suicidio concretamente en Google, el metabuscador más usado en Colombia.

Blogs y foros

Para los términos de búsqueda o queries se utilizó un lenguaje no técnico, sin tildes. Las expresiones preseleccionadas fueron analizadas con la herramienta web Google Trends, que permite graficar la frecuencia relativa de su uso por tiempo y ubicación. Esto permitió escoger los más populares en español durante los últimos cinco años.

La búsqueda se realizó el 6 de octubre de 2016, a través de un navegador web Google Chrome en modo incógnito, con historial eliminado y cookies desactivadas para evitar la aparición de resultados influenciados por información depositada previamente en el computador.

A partir de las expresiones se recopiló la información de los enlaces que aparecían en las dos primeras páginas del buscador, es decir 20 resultados por término para un total de 400 páginas como muestra de estudio.

Después de descartar los enlaces bloqueados, aquellos de contenido sensible y los que no estaban relacionados con el tema, la investigación se realizó con 192 páginas (48 % de la muestra), en particular blogs y foros que exponen métodos suicidas y brindan información sobre cómo hacerlo.

En seguida, con el contenido de cada página se identificaron tanto los métodos de suicidio como la información adyacente, es decir los procedimientos, tiempos o dosis, entre otros. De esta manera se estableció que los medicamentos reportaron 202 apariciones; los agentes tóxicos 81, y el ahorcamiento 70.

El profesor José Manuel Calvo, del Departamento de Psiquiatría de la UN y director del estudio del doctor Cubillos, resalta que en blogs y foros se da información con un sorprendente nivel de detalle. “Encontramos un tipo de cómic sobre cómo hacer un nudo para ahorcarse, ya que esto influye en la consumación del acto. La descripción de los métodos y los datos de cuáles eran los menos dolorosos venían acompañados de especificaciones que rayan en lo macabro”.

Los expertos encontraron que algunos foros especifican el tipo de medicamentos, los efectos secundarios, y, en el caso de las armas de fuego, indican en que área del cráneo se debe propinar el disparo. Alrededor de estos métodos, en internet se discute principalmente si generan sufrimiento a la persona que lo comete, y si son letales o no, haciendo más atractiva la página web para quien la visita.

Una de las páginas más consultadas es un blog en el que el autor explica cómo se pueden combinar los medicamentos para causar la muerte. También incluye fotografías, dosis e incluso información sobre dónde conseguirlos.

Con respecto al ahorcamiento, los investigadores señalan que estudios reportados en la literatura indican que las personas que usan este método y no logran su objetivo tienen un 95 % de probabilidad de volver a intentarlo durante el año siguiente, y se aseguran de que esa vez sí sea letal. Por eso es necesario mantener a estas personas en constante seguimiento.

Bloquear páginas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el suicidio produce un millón de decesos al año en el mundo. En Colombia, según el informe Forensis 2015, del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, es la cuarta causa de muerte violenta (en 2015 se produjeron 2.068 casos, 10 % más que en 2014).

El documento muestra que los jóvenes reportaron el mayor número de eventos. El 48,74 % de los suicidios ocurrió en edades entre los 15 y 34 años; la edad promedio de la mayoría fue de 20 a 24 años (302 casos). Además, las muertes entre los 10 y los 14 años pasaron de 57 en 2014, a 70 en 2015.

Así mismo, el informe indica que los mecanismos generadores de asfixia (como el ahorcamiento) fueron escogidos por el 58,41 % de los suicidas; el uso de tóxicos ocupó el segundo lugar y las armas de fuego el tercero.

No es casualidad que estos métodos coincidan con los resultados de búsqueda más frecuentes en internet. Al respecto, el doctor Cubillos afirma que muchas de las personas que él atiende comentan espontáneamente que se han informado a través de internet sobre los métodos para llevar a cabo el acto suicida.

Por ejemplo, amplía, “llama la atención que estas personas presenten un consumo de medicamentos en dosis muy específicas que son consideradas letales; alguien sin el conocimiento médico no tendría por qué tener información tan detallada”.

La oms y el Ministerio de Salud de Colombia —a través del “Plan nacional de prevención y atención integral a personas con conducta suicida”— consideran la prevención del suicidio una prioridad en salud pública. Para ello, definen como necesaria la adopción de estrategias de intervención, dentro de las cuales se destaca la información sobre suicidio que proveen los medios de comunicación.

“Incorporar información acerca del cómo y del qué se expone sobre suicidio en los medios de comunicación ayudaría a una mayor comprensión de su fenomenología y permitiría dar alerta sobre la posible influencia de los medios frente a este, ya sea facilitando o previniendo la realización del acto suicida. Sin embargo, en internet hay muy poco control sobre el tema”, menciona el doctor Cubillos.

Por eso considera que, como medio de comunicación moderno, masificado y de libre acceso, internet presenta características que la hacen más sensible frente al suicidio: su contenido es poco regulado, permite al usuario recibir la información de manera más activa que pasiva, y media la comunicación personal. Además los usuarios más frecuentes –adolescentes y adultos jóvenes– son los más proclives a cometer suicidio y muestran alta prevalencia de ideación suicida.

En Colombia no existe una ley o norma explícita que ordene el bloqueo de estas páginas pese a que pueden contribuir a la proliferación de casos de suicidio. Para el doctor Cubillos, la restricción de blogs y foros en la web ayudaría a disminuir la mortalidad por este tipo de conducta.



Edición: